Page 8 -
P. 8

 •NUESTRAS COMIDAS LATINOAMERICANAS•
     CHILES RELLENOS
Orígenes
Al igual que con la cultura mexicana en su totali-
dad, gran parte de la tradición culinaria de Méxi-
co se deriva de la mezcla o mestizaje, de las cos- tumbres españolas e indígenas. El chile relleno, un chile poblano asado relleno de queso o de carne y cubierto de un huevo batido y frito, es parte de esta tradición. De acuerdo con el sitio web de la cultura mexicana mexi- colindoyquerido.com, el chile relleno es el resultado de una mezcla de “suerte de ingredientes indígenos y eu- ropeos: una fusión del vegetal nativo... con un relleno exterior de sardinas, queso o picadillo (carne de cerdo picada con pasas, nueces y condimentos). ... Y así es como los chiles rellenos cada vez más se convirtieron en uno de los alimentos más solicitados de la sociedad mexicana”.
CEVICHE DE PESCADO PERUANO S Origen
e cree que los pobladores de la cultura mochica, en el norte del Perú, hace más de dos mil años ya comían el pescado crudo que era macerado con
el jugo de alguna fruta que posiblemente era el tumbo. En general se sabe que en las costas de tumbes, Piura, Trujillo y Lima los antiguos nativos tenían la costumbre de comer el pescado crudo.
También Existen algunas crónicas de los conquistadores españoles que describen a los nativos indios de la costa, que comían el pescado crudo con sal y ají.
El cronista mexicano Pedro Gutiérrez de Santa Clara es- cribió en sus “Guerras Civiles del Perú” (1544-1548), que los indios del Perú, todo lo que pescaban en el rio o en el mar se lo comían crudo.
SANCOCHO DE GALLINA E El origen del sancocho de gallina
l sancocho debe su origen a un guiso de la comida es- pañola, que además precede de la época medieval, llamado “olla podrida” (como se conoce actualmen-
te) u “olla poderida” (como se conoce en la antigüedad). La palabra “poderida” podría referirse al poder, ya que en aquel entonces solo las personas pudientes podían comer carne, mientras que el resto de las personas, solo tubér- culos y verduras. Es posible que la letra ese haya perdido por procesos evolutivos de la lengua quedando el vocablo “podrida” que con el tiempo pudiera referirse a podrido. En el libro del Quijote, Sancho Panza, quien se encontra- ba sentado en la cabecera de una mesa en la sala de un palacio lujoso y al frente, diferentes manjares y habiendo agotado las opciones de los platos ahí ofrecidos para co- mer, se refiere a la “olla podrida” como “aquel platonazo que está más adelante vahando me parece que es olla podrida, que, por la diversidad de cosas que en las tales ollas podridas hay, no podré dejar de topar con alguna que me sea de gusto y de provecho”.
     H e r i t a g e
M o n t h
• S e p t e m b e r 1 5 t o O c t o b e r 1 5 • w w w . l at i n o d e t r o i t . c o m
 

















































































   4   5   6   7   8