Page 3 -
P. 3

 SOMOS HISPANOS Y LATINOS
              Es irreversible.
europeas y americanas donde se hablan lenguas romance. En conclusión podemos decir que Italia, España, Francia, Rumania y Portugal, son naciones latinas, al igual que México, Centro y Sudamérica.
Pero sólo España, México, Centro y Sudamérica (con excepción de Brasil) así como Cuba y Puerto Rico, son países his- panos.
Herencia Hispana en cifras. En Estados Unidos, el reconocimiento de la Herencia Hispana fue aprobado inicialmente como un festejo de una semana por una Reso- lución Conjunta del Congreso, firmada por el Presidente Richard Nixon, el 17 de septiembre de 1968. Veinte años más tar- de, el 17 de Agosto de 1988, el Presidente Ronald Reagan extendió las celebracio- nes a un mes, del 15 de septiembre al 15 de octubre. El período fue ampliado para hacerlo coincidir con las celebraciones de la independencia de México, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nica- ragua y Chile, y para abarcar la fecha del “Columbus Day”, que nosotros los hispa- nos conocemos mejor como el “Día de la Raza”.
De acuerdo al último censo, de los 326 millones de personas que residen en Esta- dos Unidos, 56 millones (o 17% de la pobla- ción total) son hispanos.
 La cara de Estados Unidos está cam- biando y la forma de comunicarnos también. Pero, ¿Qué somos? ¿Latinos o hispanos? En Estados Unidos el término latino es usado como sinónimo de hispano.
Se define así a una persona proceden- te de México, Cuba, Puerto Rico, Centro o Sudamérica, o alguien con raíces ibéricas. También se aplica a los estadounidenses de origen latinoamericano.
Pero aún cuando los habitantes de origen ibérico y latinoamericano vienen ganando espacio dentro de la sociedad estadou- nidense, no terminamos de ponernos de acuerdo respecto a cómo identificar a esta numerosa diáspora proveniente de todos los países de América Latina y de la Penín- sula Ibérica. Algunos consideran que de- nominarse “latinos” excluye a los ibéricos, otros que llamarlos “hispanos” deja de lado a los brasileños y portugueses, ya que ellos no hablan español.
Frente a esto, el gobierno de Richard Nixon empezó a decidir por nosotros en 1968, cuando estableció la “Semana de la Herencia Hispana” e incluyó el término “Hispano” como de uso oficial en el formu- lario del Censo de 1970.
Sin embargo, el término hispano o latino, en Estados Unidos, no describe una raza,
EFE
 sino que es usado sólo para efectos de dis- tinción étnica.
Pero, vayamos a las raíces. La palabra “latino” proviene de una tribu de la antigua Italia llamada los latinos. Su lenguaje era el latín, el cual se esparció a través de todo el imperio romano, llegando a convertirse en la raíz de las denominadas lenguas roman- ce, conformadas por el italiano, español, portugués, rumano y francés.
En la antigua Europa la gente provenien- te de estos países también fue conocida
por el gentilicio de “latinos”.
La palabra latino, se traduce al inglés
como “latin”. El diccionario portugués defi- ne latino como relacionado a los nativos de naciones de habla romance influenciados por civilizaciones romanas.
El diccionario italiano define al latino como procedente de los antiguos latinos y romanos, que usaban el latín como su lenguaje original. El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo define como la persona procedente de naciones
 H e r i t a g e M o n t h
• S e p t e m b e r 1 5 t o O c t o b e r 1 5 • w w w . l at i n o d e t r o i t . c o m
 













































































   1   2   3   4   5