Inmigración

Traficante de indocumentados en Tijuana cobra hasta $8,000 por inmigrante

Cuando Pedro tenía 10 o 12 años, trabajaba distrayendo a la Patrulla Fronteriza mientras, en otro punto de la frontera con Tijuana, un coyote introducía de manera irregular a un grupo de migrantes a EE.UU. Fueron sus primeros pasos como coyote o guía, como prefiere que le llamen.
Pedro [no es su nombre real] creció en Soler y Libertad, dos colonias que bordean el enorme muro de metal por el que se cuela el brillo de San Diego, el sueño americano en esta parte de la frontera. A los 18 años ya cruzaba él mismo a los migrantes por el desierto. Hoy, con 51 años y 40 de oficio a sus espaldas, conoce todos los trucos para intentar convertir ese sueño en realidad a cambio de unos miles de dólares, aunque hay migrantes que lo pagan también con su vida.
El camino del coyote y de sus clientes está lleno de peligros: “Una vez me perdí y cayó una nevada muy fuerte.
El método más utilizado es cruzarles por el desierto.
Por esos cruces los coyotes cobran $8,000 dólares, la mitad por adelantado.
“A mí nunca se me ha muerto un migrante. Un guía nunca abandona a los pollos, los que fallecen son aquellos que ya cruzaron el desierto una vez y, por no pagar, se les hace fácil meterse ellos mismos por el camino y ahí es donde suceden las desgracias”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: