Nacionales

Taxistas piden al Ayuntamiento de Nueva York que les permita trabajar

(EFEUSA).- La industria de los “taxistas sin medallón”, conducidos en su mayoría por latinos y que operan principalmente en los barrios periféricos de Nueva York, enfrenta una crisis luego de que miles de chóferes perdieran sus licencias ante lo que alegan son “prácticas predadoras” de la ciudad.
Decenas de taxistas llegaron este lunes hasta el Ayuntamiento para exigir que se les permita renovar sus permisos para trabajar en y que se cree un comité integrado por el Gobierno local y la industria de los taxis para buscar soluciones a los problemas.
“Este es uno de los sectores más importantes de la economía”, dijo el concejal Ydanis Rodríguez, presidente del Comité de Transporte durante una rueda de prensa en la que estuvo rodeado por un grupo de taxistas, previo a una audiencia convocada por el Concejo de la ciudad para escuchar las preocupaciones de los taxistas y la ciudad en un intento por llegar a un acuerdo.
Rodríguez aseguró que “hay una crisis en esta industria” y recordó que son estos trabajadores los que brindan servicios en las comunidades de bajos ingresos, donde los famosos taxis amarillos de Nueva York no quieren llegar.
Líderes de esta industria recordaron que en el 2014 había más de 24.000 taxistas “sin medallón” trabajando en los vecindarios de los cinco condados -una industria con dominio de dominicanos- y que en este momento la cifra es de unos 9.600, según la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC) que regula sus operaciones.
De acuerdo con los taxistas, la reducción se debe a “prácticas depredadoras” de la ciudad como la decisión de no otorgar más permisos para ese trabajo durante el periodo de agosto de 2018 a agosto del 2019 para afrontar el problema de congestión de tránsito en Manhattan, con excepción de los vehículos accesibles para sillas de ruedas.
Al vencerse el año, el alcalde Bill de Blasio firmó una extensión hasta agosto del 2020.
El problema, según los taxistas, es que a miles de chóferes que perdieron sus permisos porque tenían deudas de multas, en algunos casos, o no han podido pagar el seguro otras veces, no se les ha permitido renovarla aunque hayan pagado, por lo que no pueden usar sus coches para trabajar.
Algunos han tenido que alquilar taxis para trabajar teniendo que pagar entonces por el uso de ese coche y otros gastos.
Los taxistas piden a la ciudad que se otorgue una nueva “licencia restringida para vehículo” sólo para chóferes que trabajen para una compañía, para así enfrentar la crisis de licencias en lo que la ciudad reinstala los permisos.
Por su parte, los dueños de las bases para las que trabajan denunciaron que tampoco han podido contratar más taxistas, lo que a su vez les ha impedido cumplir con sus clientes cuando han requerido sus servicios.
“La ciudad y el estado se empeñan en poner reglas y tomar decisiones sin medir las consecuencias no intencionadas” que ha impactado a los pequeños negocios y a los taxisas, que son los que están perdiendo sus licencias, afirmó la activista Cira Ángeles, portavoz de Asociación de Dueños de Bases.
“Esta política tiene que revisarse. Si se quiere controlar a Uber y las bases de alto volumen no debemos pasar por alto de que sólo el 75 % de los permisos de la TLC se renuevan cada año”, indicó.
Agregó que el restante no los está renovando “porque no tiene dinero, está enfermo, le pasó algo y se le hizo imposible pero no existe un mecanismo en la ley para reintegrarse como taxista porque no sabe hacer otra cosa y no se va a alquilar (como chófer)”.
Los taxistas afirmaron que este grupo no es responsable de la congestión de tránsito” en el bajo Manhattan, una zona donde ellos no tienen permitido trabajar.
La rueda de prensa fue interrumpida por otro grupo de taxistas que culpa al concejal Rodríguez por haber apoyado algunas medidas, como presidente de la Comisión de Transporte, que afectan a esta industria.
“No queremos que más suicidio de taxistas”, afirmó Héctor Germán al recordar que varios chóferes se han quitado la vida por problemas económicos y advertir que esperan llegar a un acuerdo con el ayuntamiento o decretarán una huelga.
Varios dueños de base dijeron a Efe que han perdido entre 200 a 300 chóferes durante el último año lo que ha redundado en pérdidas económicas.

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top