Deportes

Scherzer imita a Sánchez y también silencia a los Cardenales

 (EFE).- Otra jornada triunfal la que protagonizó el pitcheo de los Nacionales de Washington, esta vez con el derecho Max Scherzer en el montículo del Busch Stadium, desde donde por segundo partido consecutivo consiguieron silenciar a la poderosa ofensiva de los Cardenales de San Luis.

La noche anterior lo había hecho también el abridor venezolano Aníbal Sánchez, quien coqueteó con el partido sin hit como también lo hizo Scherzer, y aunque se quedaron a las puertas, al final lo importante fue que su equipo consiguió sendas victorias que les ponen con ventaja de 2-0 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que disputan al mejor de siete.

Scherzer no sólo se unió en el 2013 a Sánchez como los únicos en dejar sin hit ni carrera durante al menos 5,0 entradas al oponente en juegos consecutivos de postemporada, en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por los Tigres de Detroit contra los Medias Rojas de Boston, sino que ayudó a completar la hazaña una vez más el sábado con el triunfo por 3-1 de los Nacionales.

De esta manera, San Luis y el Busch Stadium fueron el escenario de la historia que hicieron Sánchez, el gran héroe y protagonista del espectáculo del primero partido, disputado el viernes, y Scherzer, este sábado.

Scherzer se robó el espectáculo con los primeros 6,0 episodios de su presentación sin indiscutibles de parte de los Cardenales. En total, trabajó 7,0 entradas de un solo hit y una sola carrera, con 11 ponches y dos bases por bolas.

“Fue simplemente cuestión de tirar ceros”, declaró Scherzer. “Los errores (se pagan caro) y yo estaba pensando que no quería permitir un cuadrangular solitario (con el partido 1-0 a favor de Washington). Me quedé en el momento y mantuve la mente donde tenía que estar”.

Tras haberse completado los dos primeros partidos de la serie, los números son abrumadores a favor de los Nacionales y gracias a la labor monticular de Sánchez y Scherzer.

Después que el viernes Sánchez dejó sin hit a los Cardenales en sus primeros 7,2 episodios, Scherzer y el maracayero no sólo son los únicos en mantener sin imparables a los rivales durante al menos 5,0 entradas en partidos consecutivos, sino que ahora lo han hecho dos veces.

Scherzer se convirtió en el segundo lanzador en la historia de Grandes Ligas en tirar al menos 7,0 entradas, ponchar a 11 bateadores o más y permitir un solo hit.

El otro fue Roger Clemens en el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana por los Yanquis de Nueva York contra los Marineros de Seattle, en el 2000.

Scherzer ha llegado a la quinta entrada con un no-hitter en cinco aperturas de postemporada, la mejor marca en la historia y tres más que el que está en el segundo lugar.

Ahora Scherzer y Sánchez son los únicos lanzadores con al menos seis entradas de uno o cero imparables permitidos en más de una apertura en la competición de los playoffs.

“Se vio brillante”, comentó del trabajo de Scherzer el piloto de los Nacionales, el puertorriqueño Dave Martínez. “Su material estuvo excelente, su cambio de velocidad fue bien bueno. Localizó su recta temprano en el conteo, así que estuvo bien y como es lógico fue decisivo a la hora de conseguir la victoria”.

Es poco decir. Ahora arriba 2-0 en la serie y con Stephen Strasburg programado para lanzar el lunes en el Juego 3 en Washington, los Nacionales se ven en la mejor posición para conseguir el boleto a la Serie Mundial, si la ofensiva de los Cardenales no despierta.

Además, las estadísticas también les favorecen, dado que de 24 equipos que han ganado de visitantes en los dos primeros partidos de una serie al mejor de siete con el formato de 2-3-2 (dos en una ciudad, tres en la otra y de vuelta a la primera para dos más), 21 han llegado a eliminar a su rival.

“No es el momento de las estadísticas sino de mantenernos concentrados en hacer lo mejor en el diamante”, recordó Martínez. “Contaremos con Stras en el montículo, así que esperamos que él nos dé lo que pueda”.

Martínez admitió que espera que Strasburg haga lo que Sánchez y Scherzer en los últimos dos juegos. Pero aún nos queda un largo camino por recorrer”.

Todo dependerá también si la ofensiva de los Cardenales sigue con la característica de anotar pocas carreras, pero tanto los Nacionales como los propios jugadores del equipo de San Luis están convencidos que al llegar a Washington se van a encontrar con la cara de la moneda, que será la de anotar muchas carreras.

Como lo hicieron ante los Bravos de Atlanta, cuando en el primer episodio anotar 10 carreras con 14 corredores.

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top