Detroit Today

Protestas en Detroit

Detroit Protest

Sin Justicia no Paz para George Floyd

Fotos por Latino Press

Estados Unidos afronta la mayor ola de protestas raciales desde el asesinato de Martin Luther King.

Donald Trump arremete contra los gobernadores tras una noche de furia a las puertas de la Casa Blanca:

“Tenien que dominar la situación, vas a quedar como unos imbéciles”

Una primavera negra de consecuencias imposibles de predecir se ha apoderado de Estados Unidos. Al menos 25 grandes ciudades del país afrontaron la noche del domingo bajo toque de queda ante el aumento en virulencia y extensión de las protestas contra el racismo en las fuerzas de seguridad tras la muerte de George Floyd.

Imágenes como las de una iglesia histórica en llamas frente a la Casa Blanca o el Ejército patrullando las calles de Santa Mónica (California) marcaron la sexta jornada consecutiva de movilizaciones. Al menos una persona murió en Louisville (Kentucky) y otras dos, en Los Ángeles y en Nueva York, recibieron disparos. Se trata de la ola de protestas más amplia, en extensión e intensidad, que recuerda este país desde el asesinato del histórico activista Martin Luther King, en 1968.

Este lunes, Donald Trump acusó a los gobernadores de “débiles” y les pidió más dureza.

La ola de indignación comenzó con la muerte del afroamericano George Floyd en una detención brutal grabada en vídeo, pero se ha convertido en una protesta nacional contra el racismo sistémico de Estados Unidos, las fuerzas de seguridad y hasta Donald Trump, un presidente que no ha hecho nada por calmar las aguas.

Este lunes por la mañana cargó contra los gobernadores en una reunión por videoconferencia:

“Tienen que dominar la situación, si no dominan, están perdiendo el tiempo. Los van a arrollar, vas a quedar como una banda de estupidos”, espetó, según una grabación a la que tuvo acceso la cadena CBS, citada por Reuters.

Miles de manifestantes lograron llegar a las afueras de la Casa Blanca, pese al esfuerzo policial por bloquear las calles de acceso después de una tensa jornada. Los agentes lanzaron gases lacrimógenos durante horas para dispersar a la gente.

“Vinimos a mostrar nuestro apoyo a George Floyd por el abuso policial que sufrió y la policía responde utilizando exceso de violencia”, se quejaba Maicy, afroamericana de 40 años, que viajó desde Maryland a la capital estadounidense para protestar por segunda noche consecutiva.

Hubo saqueos y destrozos en numerosos edificios de Washington. Y según informó la prensa estadounidense, el domingo, el presidente Donald Trump ya había pasado al menos una hora en un búnker subterráneo durante los enfrentamientos, construido para usarlo en casos de emergencia como ataques terroristas.

Esta crisis se desata a cinco meses de las elecciones presidenciales, en plena frustración por las órdenes de cuarentena para frenar la pandemia del coronavirus y con un desempleo que ya alcanza la increíble cifra de 40 millones de personas.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: