Internacionales

Policía sigue investigando el misterioso asesinato de millonarios canadienses

(EFEUSA).- La Policía de Toronto (Canadá) anunció hoy que sigue investigando los asesinatos hace dos años de la pareja de multimillonarios Barry y Honey Sherman, propietarios de la farmacéutica Apotex, sin que todavía se haya hecho ningún arresto.
La Policía de Toronto y la familia Sherman informaron de que los investigadores privados contratados por los parientes para intentar averiguar qué paso con el matrimonio han terminado sus trabajos y que la investigación está ahora exclusivamente en manos policiales.
Ni la Policía ni la familia Sherman revelaron el resultado de la investigación privada, pero las autoridades destacaron que la recompensa de 10 millones de dólares ofrecida por los Sherman para descubrir al asesino o asesinos del matrimonio sigue en pie.
La investigación de las muertes de Barry, de 75 años de edad, y Honey Sherman, de 70 años, ha estado plagada de incidentes desde un primer momento.
Sus cuerpos fueron descubiertos el 15 de diciembre de 2017 en el sótano de su mansión de Toronto por un agente inmobiliario.
Inicialmente, los investigadores no buscaron a ningún sospechoso; y la familia de los Sherman contrató a uno de los abogados criminales más reputados del país, Brian Greenspan.
Poco después, la Policía de Toronto dio marcha atrás y calificó las muertes como un asesinato realizado por profesionales.
El agente encargado de la investigación, el inspector Hank Idsinga, declaró hoy durante una rueda de prensa que la policía y los parientes de los Sherman han establecido una nueva “relación de cooperación” para descubrir a los asesinos del acaudalado matrimonio.
“La familia está comprometida a trabajar con nosotros y tiene totalmente confianza que resolveremos el crimen”, afirmó Idsinga.
Barry Sherman fundó Apotex en 1974 con solo dos empleados. En la actualidad, la compañía es el mayor fabricante farmacéutico canadiense y produce más de 300 medicamentos genéricos.
Tanto Barry Sherman como Apotex habían estado envueltos en los últimos años en varios litigios judiciales con familiares y con otras compañías farmacéuticas.
La de Sherman estaba considerada como una de las principales fortunas del país, con un valor estimado de 4.800 millones de dólares canadienses (3.731 millones de dólares estadounidenses).
El matrimonio era también uno de los mayores filántropos del país, con cuantiosas donaciones a hospitales y grupos judíos.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: