Ciencia y Tecnología

NORTE DE NEVADA EVALÚA DAÑOS POR INUNDACIONES CAUSADAS POR TORMENTA

Autoridades del norte de Nevada siguen evaluando los daños ocasionados por la tormenta que causó inundaciones que junto con el derretimiento de la nieve ocasionó la crecida del Río Truckee, considerada una de las más grande de los últimos 10 años.

Autoridades del norte del estado evalúan hoy los daños dejados por las inundaciones que obligaron el cierre de varios negocios y la evacuación de cerca de 400 hogares y más de mil personas solo en la ciudad de Reno.

La ciudad de Sparks recibió la peor parte, pues el agua llegó hasta las calles de la conocida zona industrial que hoy, tras las fuertes lluvias de ayer y la inundación, amaneció en estado deplorable debido a la cantidad de basura, lodo y desperdicios arrastrados por las corrientes de agua.

Pese a que las lluvias ya cesaron y el nivel del agua ya empezó a bajar, los residentes de Reno, Sparks y Lockwood deben continuar no solo con la limpieza en los alrededores de sus viviendas, sino que además deben tener precaución consumiendo agua, por lo que se les ha pedido que hiervan el líquido antes de consumirlo, al menos hasta que al final del día de hoy.

El gobernador del estado, Brian Sandoval, recorrió en la tarde de ayer las zonas afectadas y manifestó estar satisfecho con la labor de las autoridades locales quienes, según él, hicieron todo lo que estuvo en sus manos para prepararse y enfrentar la situación, logrando prevenir mayores daños.

La tormenta y sus efectos fueron pronosticados varios días antes de que todo sucediera, y es por ello que tanto los residentes del área, como las autoridades municipales y estatales pudieron prepararse y liberar un plan de información y contingencia para evitar pérdidas humanas y daños cuantiosos.

De la misma manera como sucedió en la víspera de Año Nuevo del 2005, cuando el Río Truckee ocasionó una gran inundación, los pronósticos apuntaban a que el centro de Reno, por donde pasa el Río Truckee, sufriría una gigantesca inundación; sin embargo, no fue así.

A pesar del paso de la tormenta, el río continúa crecido, por lo que las autoridades están pidiendo hoy a los residentes que sean precavidos y que se mantengan alejados de los puentes, caminos y alrededores hasta que oficialmente todo vuelva a la normalidad.

EFE

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top