Nacionales

Militarizan Washington por toma de posesión de Biden

Ante la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, las fuerzas del orden están reforzando la seguridad en Washington para lo que se espera que sea una ceremonia solemne, sin las multitudes habituales, tras el ataque mortal de la semana pasada contra el Capitolio de Estados Unidos por parte de partidarios del presidente Donald Trump.

  Las autoridades policiales dicen que confían en mantener la seguridad durante el evento del 20 de enero, a pesar de las advertencias sobre eventual incremento de la violencia en Washington y en todo el país. La Oficina de la Guardia Nacional dijo el jueves que casi 7.000 guardias ya se encuentran en Washington y más están en camino hacia un despliegue planificado de hasta 21.000 soldados.

  Los guardias estarán respaldados por cientos de agentes federales y policías locales y estatales. Hace cuatro años, la Guardia Nacional desplegó unos 8.000 soldados para la investidura de Trump. “Tenemos mucha confianza en nuestra planificación de seguridad, pero siempre estamos con los ojos abiertos y buscamos aprovechar las lecciones aprendidas”, dijo James Murray, director del Servicio Secreto, en una sesión informativa para el vicepresidente Mike Pence.

  Pence dijo que la administración Trump está “comprometida con una transición ordenada y una toma de posesión segura (…) Y el pueblo estadounidense no se merece menos”, afirmó el vicepresidente.

  Pence presidía una sesión del Congreso el 6 de enero para certificar la victoria de Biden cuando un grupo de partidarios de Trump irrumpió de forma violenta en el Capitolio, saqueando oficinas y enfrentándose con agentes de policía. La violencia dejó cinco personas muertas, incluido un oficial de policía del Capitolio.

  Pence planea asistir a la inauguración de Biden, pero Trump no se presentará, uniéndose a un pequeño grupo de presidentes estadounidenses que se han ausentado de las tomas de posesión de sus sucesores.

  El FBI arrestó a decenas de los que invadieron el Congreso y dice que espera concretar más arrestos en los próximos días. Hasta ahora, el FBI ha identificado a unas 200 personas por posibles cargos penales y recibido alrededor de 140.000 pistas digitales del público, según el fiscal general interino Jeffrey Rosen.

SEGURIDAD NACIONAL

  La inauguración de Biden ha sido designada como un “evento especial de seguridad nacional”. Concretamente, se trata de  evento de importancia nacional que requiere coordinación de seguridad entre múltiples agencias. El Servicio Secreto está liderando el gigantesco esfuerzo de seguridad.

  Murray dijo que la agencia ha realizado 67 eventos de este tipo desde la década de 1990 y ha estado planeando la inauguración durante más de tres años.

  La ceremonia de juramentación de Biden se llevará a cabo en el frente oeste del Capitolio, desde donde pronunciará su discurso inaugural. En lugar de las habituales festividades de inauguración que suelen seguir a la ceremonia, el equipo de Biden ha planeado un especial de televisión.

  Biden ha dicho que no le preocupa su seguridad. “No tengo miedo de prestar juramento afuera”, dijo a reporteros el lunes.

  En respuesta a las amenazas a la seguridad luego de los disturbios, la policía bloqueó el centro de Washington el miércoles, seis días antes de lo planeado originalmente. El complejo del Capitolio permaneció cerrado al público, y las calles normalmente concurridas que conducían al Capitolio se vaciaron de automóviles y turistas mientras los equipos de construcción erigían barreras de seguridad y cercas.

  Murray dijo que el perímetro de seguridad erigido alrededor del Capitolio es “expansivo” e incluye “muchas, muchas millas” de cercas rígidas En un comunicado, la Policía del Capitolio de Estados Unidos advirtió que cualquier persona que intente violar los motivos “estará sujeta a un uso apropiado de la fuerza y ??arresto”.

MEDIDAS SIN PRECEDENTES

  Las medidas de seguridad no tienen precedentes. Llegan en medio de las advertencias del FBI sobre eventuales protestas armadas en Washington y las 50 capitales estatales, a partir de este fin de semana.

  Dan Linsky, un exjefe de policía de Boston y ahora director gerente de la consultora de riesgo global Kroll, dijo que cerrar el centro de Washington era un paso “absolutamente apropiado”.

“Vivimos en tiempos diferentes y necesitamos tener diferentes respuestas”, dijo Linsky. “Necesitamos evaluar las amenazas potenciales y asegurarnos de que contamos con programas de mitigación que puedan enfrentar, prevenir y superar esas amenazas”.

  Los estados de todo el país también han aumentado la seguridad en respuesta a la advertencia del FBI. En Michigan, se instalará una cerca de dos metros alrededor del Capitolio, que fue asaltado por manifestantes la semana pasada.

  “La policía estatal ha asegurado el Capitolio, y tengo la confianza de que seguiremos haciéndolo”, dijo el miércoles la gobernadora Gretchen Whitmer. En Nueva York, la policía estatal dijo que “por precaución”, han tomado medidas para reforzar la seguridad alrededor del Capitolio en Albany. (Con datos de la Voz de América)

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: