Entretenimiento

Más de 200 obras reflejan el universo de Alphonse Mucha, exponente del Art Nouveau

(EFE).- El artista checo Alphonse Mucha, padre del Art Nouveau, llega a Madrid en una retrospectiva que a través de más de 200 obras repasa seis de sus facetas: bohemio, retratista, cosmopolita, místico, patriota y filósofo, que pensaba que el arte tendía puentes entre culturas.

“Mi abuelo estaba convencido de que uno de los objetivos del arte era crear puentes y unir a las personas”, dijo John Mucha, nieto del artista y director de la fundación que lleva su nombre, creada en 1992 para preservar su legado, al presentar esta retrospectiva, que abrirá mañana en el Palacio Gaviria,

El director de la Fundación Mucha, poseedora de más de 3.000 obras de arte y de 4.000 fotografías del artista, valoró la visión del arte que tenía su abuelo (1860-1939).

Explicó que el ilustrador, pintor, diseñador decorativo y fotógrafo checo “se sentía orgulloso de su nación” y le dio mucha importancia a sus raíces checas dentro del Imperio Austrohúngaro, a la vez que se refirió a una constante, el nacionalismo, en su obra, que no le impedía utilizar el arte como una herramienta para expresarse y unir las culturas.

“Creo que el mensaje que se transmite en esta exposición no es solo relevante para Reino Unido y su ‘brexit’, sino también en la España de ahora”, consideró Mucha, que añadió que el “tipo” de nacionalismo de su abuelo “no es el del señor Trump”.

“Durante su infancia hubo una corriente muy fuerte de independencia del Imperio”, explicó Tomoko Sato, comisaria de la exposición organizada y producida por Arthemisia y curadora de la Fundación Mucha desde 2007.

La exposición, que destaca las facetas bohemia, retratista, cosmopolita, mística, patriota y filosófica de Mucha, se centra en el desarrollo de su carrera artística y en su formación humanística, viviendo en una de las etapas más turbulentas de la historia.

Aunque la retrospectiva no es cronológica, sí comienza con las obras que auparon a la fama al artista: los carteles con armoniosos colores pastel que pintó en su estancia en París, a donde llegó en 1887, para la actriz francesa Sarah Bernhardt (1844-1923).

Son pósteres con formas sinuosas, líneas orgánicas y una paleta de colores tenues, que pronto se conocieron como “estilo Mucha”, que no tardó en convertirse en sinónimo de Art Nouveau, una tendencia decorativa muy popular entre 1890 y 1910.

Cierra la retrospectiva con su último e inacabado proyecto, iniciado en 1936: el tríptico “La edad de la razón”, “La edad de la sabiduría” y “La edad del amor”.

El 15 de marzo de 1939 marchó sobre Praga el ejército alemán, y Mucha, uno de sus ciudadanos ilustres y masón, fue uno de los primeros detenidos por la Gestapo.

El artista checo murió el 14 de julio de ese mismo año, a causa de una neumonía y diez días antes de cumplir 79 años.

“Con el tríptico quería producir un mensaje de paz para la humanidad en general”, explicó Sato, que añadió que como historiadora le es “difícil” etiquetar a Mucha como artista porque “hizo muchas cosas y muy diferentes”.

La exposición muestra también a Mucha como un “creador de imágenes para el gran público” con su trabajo en publicidad, además de como un “cosmopolita” con sus viajes a París y Estados Unidos, y como “místico” y “patriota”.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: