México

LOS REYES MAGOS SUBEN LA CUESTA DE ENERO A PASO LENTO EN MÉXICO

La depreciación del peso, la amenaza de un año duro que ha comenzado con el alza del precio de las gasolinas y otras agravantes económicas han puesto a los Reyes Magos en México a subir la cuesta de enero a paso lento por el aumento en los costos de los juguetes.

Si bien desde finales de diciembre Melchor, Gaspar y Baltasar han recolectado cartas, escritas en papel, por internet y por globos que han llegado al lugar donde pernoctan, a los míticos monarcas orientales les ha costado trabajo satisfacer peticiones, esta vez porque los juguetes aumentaron su precio en 50 % o más desde el año pasado.

Horas antes de la celebración, los mercados de la Ciudad de México están llenos de ofertas pero el ambiente de compras es menos ruidoso y hay poca gente en los sitios de venta, tal vez porque la celebración coincide con un momento de tensión política y social, con protestas y saqueos de tiendas y negocios por el alza del precio del combustible.

En el Monumento a la Madre, en la zona centro de la capital, la variedad de juguetes es grande y se repiten ofertas tradicionales de otros años, desde carros de bomberos hasta peluches de Mafalda, Micky Mouse y su novia eterna Minnie, y otros personajes de los dibujos de Disney. Muchos se quedarán por falta de clientes.

Osvaldo, un niño de ocho años que estudia en tercer grado de primaria, asegura que la forma más segura de pedir regalos es mediante una carta y por eso espera que los Reyes le traigan mañana su Hombre Araña, un personaje con el que tiene obsesión.

Es uno de los pocos niños en el lugar porque la mayoría espera en casa, sin tener idea de cuánto dinero costarán sus juguetes.

Nibaldo José, un ingeniero en telecomunicaciones, revela haber gastado 4.200 pesos (unos 200 dólares) en las compras para el 6 de enero, pero luego rectifica y dice que no le preocupa porque después Melchor le reembolsa la plata.

La felicidad no se puede comprar con dinero, asegura, y parece ser la conclusión de quienes han cerrado los ojos para complacer a los chicos, o más bien para ayudar a los Reyes en las compras porque, según dicen, los tres monarcas mágicos no dan abasto.

Ficción aparte, la mejor parte de la historia de los Reyes es que este 6 de enero tal vez será el primer día feliz de 2017 para los mexicanos, que en el primer minuto del año se tropezaron con la idea de que su dinero valía menos y en los siguientes no han parado de recibir malas noticias debido al desorden generado por las medidas económicas.

Hoy, por ejemplo, se informó que 20.000 negocios no abrieron por miedo a la violencia, lo cual extenderá un círculo vicioso en el que unos rebeldes rompen todo por el golpe a la economía y con sus actos le pegan otro golpe que podría causar pronto una protesta mayor.

En un ambiente tan duro, mañana Melchor, Gaspar y Baltasar pondrán un poco de alegría en el pueblo. Después de eso es seguro que subirán con paso lento en la cuesta de enero, algo doloroso porque según los observadores esta vez la resaca por los gastos de diciembre podría durar hasta medio año.

EFE

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top