Nacionales

La campaña electoral francesa multiplica sus mítines a cinco días de las elecciones

(EFE).- La campaña presidencial francesa redobla hoy sus esfuerzos a cinco días de la primera vuelta de las elecciones con múltiples encuentros que tienen a su protagonista más activo en el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, presente en todo el territorio a través de hologramas.

Su intervención presencial en Dijon y simultánea y virtual en Montpellier, Grenoble, Nancy, Nantes, Clermont-Ferrand y Port, en la isla de la Reunión, intenta abarcar a una audiencia global de 30.000 personas con una estrategia que desde el principio ha apostado por la innovación.

Dentro del cuarteto de aspirantes con posibilidades en la primera ronda del domingo, junto al socioliberal Emmanuel Macron, la ultraderechista Marine Le Pen y el conservador François Fillon, el líder de La Francia Insumisa recurre a su poder de convicción en el cara a cara para llevar a su bando a los insumisos.

La barcaza con la que este lunes fue de la periferia de París hasta el núcleo de la capital al encuentro de los electores ejemplifica los esfuerzos de un candidato que en la recta final de la campaña ha tomado una fuerza inesperada en los sondeos.

“Es inútil intentar intimidarme antes, durante o después”, declaró a la prensa internacional a bordo de ese barco, en el que criticó que se planteen escenarios “catastróficos” con sus propuestas.

Especialmente con su plan de abandonar la Unión Europea (UE) si no se renegocian los tratados y con el de instaurar “una política de codesarrollo con América Latina y el Caribe” uniéndose al ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América).

“Francia participa ya en la financiación de ciertos proyectos del ALBA (…) Para los franceses es normal querer estar presentes en Latinoamérica”, dice el candidato, para quien se intenta acabar con él con ese tema igual que en España se “machacó a Podemos con Venezuela”.

Mélenchon, que ofrece hoy uno de sus últimos grandes discursos, comparte protagonismo este lunes con desplazamientos sobre el terreno de Macron en Rungis y Bazainville, una reunión pública de Fillon en Lille y un mitin del socialista Benoît Hamon en Toulouse.

En mente, distanciarse de los puestos que los sondeos han fijado con pocas variables en los últimos días, y que atribuyen a Macron el 23 % de las intenciones de voto, por delante de Le Pen (22 %), Mélenchon (19,5 %) y Fillon (19 %).

“El día en que la gente tenga trabajo y el control de su vida puede que se deje de necesitar a gente como yo. Y espero que llegue cuanto antes”, sostiene el exdirigente estudiantil y actual eurodiputado.

Mélenchon rechaza la etiqueta de extrema izquierda y que se crea que su público objetivo, como el de Le Pen, esté entre los olvidados del sistema.

“Lo que es cierto es que todos son franceses. Todos intentamos convencer. Ella lo intenta. Yo lo intento”, asegura el político de 65 años, para quien que se le acuse también de querer salir de la UE “muestra el sectarismo y la ceguera ideológica de los gerentes de la actual Europa, que son quienes la están destruyendo”.

En esta última semana priman entre los candidatos los intentos por distanciarse, a veces, de su propia imagen. Así, Macron, calificado como el aspirante “de las finanzas”, dedicó la mañana al encuentro con los trabajadores del mercado de Rungis, en la región parisina.

El dispositivo de seguridad, ya de por sí elevado en pleno estado de emergencia, se ha visto reforzado tras las recientes amenazas recibidas contra los candidatos o sus cuarteles de campaña, y la detención hoy de dos personas que planeaban atentar de forma inminente.

Los dos hombres, de nacionalidad francesa y fichados por los servicios secretos por su radicalismo islámico, fueron detenidos en Marsella, en el marco de una investigación que permitió igualmente la incautación de armas y de material para la fabricación de explosivos.

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top