Inmigración

Inmigrantes sin recursos dependen cada vez más de abogados voluntarios

No lo hicieron solos, nunca hubieran podido.  Sin dinero para un abogado y ningún conocimiento de las reglas o sistemas legales de este país, Marta terminó detenida en Texas e intentando su caso de asilo en Dallas, una corte que niega el 90% de los casos como el de ella.

Fue un largo camino con muchos altibajos para la joven madre: había escapado de la violencia en El Salvador como pudo, luego pasó más de un año con un brazalete electrónico en el tobillo y supuestamente perdió su caso en tribunales.

En enero de 2016 Marta y sus dos hijos estaban entre los 121 madres e hijos que el gobierno de Obama mandó a arrestar, supuestamente porque ya no tenían más recursos legales que perseguir.

“El mismo juez que antes ordenó su deportación ahora le concedió el asilo”, escribió la abogada en un recuento del caso publicado en la página de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración. “Este es el resultado correcto, el que la ley requiere. Debemos seguir luchando incluso en los rincones más difíciles del país”.

Nada de esto hubiera pasado de no ser por la ayuda gratis que abogados, organizaciones y proyectos legales están ofreciendo a miles de inmigrantes que no tienen la capacidad de pagar un abogado.

La ayuda viene de abogados pagados por fundaciones, organizaciones no lucrativas que reciben donativos de diversas fuentes y del sacrificio de muchos especialistas en la ley que donan su tiempo privado para hacer este trabajo.

Los inmigrantes son especialmente vulnerables ante un sistema de justicia que, a diferencia del sistema criminal, no garantiza la representación legal para los indigentes.

Un estudio de la Universidad de Stanford publicado en 2014 reveló que la posibilidad de ganar un caso de inmigración es tres veces mayor si la persona está representada por un abogado. Aún así, muchos inmigrantes siguen sin representación.

En momentos de crisis, la respuesta de la comunidad legal y de otras personas ha sido buena, dijo Chen, aunque la necesidad aún rebasa las posibilidades.

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top