Familia

Felicitamos a todos los padres y por qué no también a los abuelos, que son doblemente padres.

¡Que a los padres nunca les falte el amor y la gratitud de sus hijos!

Feliz celebración del Día del Padre

Más allá del ánimo de festejo comercial en lo que al Padre se refiere, es importante reflexionar sobre su figura, sobre su rol y sobre sus deberes, es importante comprender que un Padre es aquella persona que nos da identidad. El padre nos enseña valores, el compromiso del trabajo, de la familia. Sus esfuerzos en general están centrados en proveer de lo mejor a sus familias. El padre, si usted lo analiza bien, no trabaja para él, su dinero no lo gasta sólo para sí mismo, por el contrario, primero resuelve todas las necesidades y finalmente toma para sí.

De manera que no sólo se trata de un día comercial, sino por el contrario, me refiero a revalorar no al Padre, sino a la relación que como hijo o hija tengo con mi Padre. Eso es lo que cuenta. Esa relación entre el padre y el hijo es un vínculo muy estrecho que por momentos descuidamos, nos quejamos, lo olvidamos, nos peleamos, no le llamamos, hablamos mal de ellos porque nos han hecho sufrir. Es verdad la relación con los padres está llena de infinidad de experiencias y recuerdos. Algunos de ellos dolorosos, otros llenos de alegría, pero así son todas las relaciones humanas, ya que su característica principal es el conflicto.

La relación padre – hijo es singular dada su naturaleza. Él es el que nos disciplina, nos regaña, nos guía, nos escucha, nos llena de fuerza en nuestros días más obscuros. También es el que está en nuestras alegrías más íntimas. Independientemente del Papá que nos tocó me parece que es muy importante honrar su presencia en nuestras vidas. Y cuando me refiero a presencia, quiero decir a una presencia no física únicamente, sino también psicológica, biológica.

Somos parte de él, lo llevo en mis genes, en mi biología, en mi psicología, en mis emociones, en mis acciones. Una parte de él soy yo. Además es la persona que me ha permitido estar hoy en este mundo. Nada más por el sólo hecho de haberme dado la vida, sólo por eso, es importante honrarlo. Varios países Latinoamericanos adoptaron el tercer domingo de Junio como día oficial del padre. El Día del Padre es un día festivo para celebrar la paternidad y crianza por hombres, como el Día de la madre celebra la maternidad y la crianza materna. Típicamente dar regalos a los padres y celebrarlo en familia es el principal evento del día, aunque lo material no debe ser lo más importante. El Día del Padre se celebra en diferentes fechas del año según el país.

Muchas familias acostumbran reunirse y realizar alguna convivencia en nombre de los padres, abuelos o padrastros. Se organizan las familias para preparar algún platillo, se les reparten obsequios a los papás o simplemente se trata de que ellos pasen un rato agradable en compañía de toda su familia. Otras tradiciones tienen distintos días para celebrar a sus padres. El día del padre es un día no solamente para honrar a nuestro padre, sino a todos los hombres que actúan como figura paterna.

Celebrar a los padrastros, a los tíos, a los abuelos, y en general a la figura paterna, ya que todos son acreedores a que se les celebre el Día Del Padre. Tal vez alguien piense que dedicar un día al año a honrar la figura del padre, de la madre, del amigo, carece de sentido y no merece ni siquiera ser mencionado. Otros ven en esas celebraciones una intención noble que resulta desvirtuada por elinterés comercial con que se promocionan. Pese a estas dos objeciones válidas, es importante aprovechar estas celebraciones que figuran en el calendario y de las cuales no podemos evadirnos, para darles un significado aceptable. En la cultura hispana o latinoamericana la familia es un valor irrenunciable.

Con razón se ha dicho que el hogar es la primera escuela y la primera iglesia, donde los hijos comienzan a educarse en los valores humanos y se abren a la trascendencia de Dios. Los padres son los primeros educadores de sus hijos a través de sus sabios consejos y de sus buenos ejemplos. De esta sublime misión de educadores surge la dignidad del padre y de la madre, que han sido los colaboradores de Dios en la transmisión de la vida. Si el Día de la Madre o del Padre se lo mira bajo la perspectiva de la familia y se motiva a realizar una reunión familiar, junto a los amigos que deseen compartir la festividad, entonces sí podemos afirmar que esos días poseen un verdadero significado y son merecedores de la mejor celebración. Es por este motivo deseamos a todos una muy feliz celebración del Día del Padre, el próximo domingo 21 de junio, recordando que una familia unida y en armonía es el mejor regalo que la vida le puede ofrecer a cualquier ser humano. ¡Feliz día del padre!

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: