Salud

EL NOMINADO DE TRUMP PARA DIRIGIR SANIDAD DEFIENDE UN SISTEMA DE SALUD “ACCESIBLE”

El nominado de Donald Trump para ser el próximo secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Tom Price, aseguró hoy que defiende un sistema sanitario “asequible y accesible para todos”, pero no aclaró cuáles son los planes del nuevo Gobierno para sustituir la reforma sanitaria de Barack Obama.

Price se enfrentó hoy al duro escrutinio de los senadores demócratas en su primera audiencia de confirmación en el Comité de Salud de la Cámara alta, especialmente ante preguntas sobre cómo el Gobierno de Trump planea reemplazar la reforma sanitaria del aún presidente Obama, conocida como Obamacare.

En su discurso de apertura, Price, congresista por Georgia, trató de reducir las tensiones partidistas ante la promesa republicana de acabar con la actual ley sanitaria, y defendió su experiencia como médico y especialista comprometido con la asistencia sanitaria asequible.

“Todos queremos un sistema de atención médica asequible, accesible a todos, de la más alta calidad, con el mayor número de opciones, impulsado por innovaciones líderes en el mundo y que responda a las necesidades de cada paciente”, afirmó Price, cirujano ortopédico de carrera.

Sin embargo, la senadora Patty Murray, la legisladora con más alto rango del Comité de Salud de la Cámara alta, desplegó una dura batería de preguntas sobre los planes conservadores de sustituir la actual reforma sanitaria.

“Mis electores se acercan a mí con lágrimas en los ojos, preguntándose qué futuro tiene su atención sanitaria dado el caos que los esfuerzos republicanos podrían causar”, dijo la demócrata, que alusión a recientes estudios sobre el impacto de acabar con la ley.

Murray citó el estudio publicado este martes por la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por su sigla en inglés), no partidista, en el que se asegura que hasta 18 millones de personas perderían su seguro médico en un año si se deroga Obamacare.

La senadora también preguntó a Price por las informaciones vertidas en las últimas horas que apuntan que el congresista habría adquirido acciones de compañías farmacéuticas a sabiendas de que estas se beneficiarían de una legislación que él mismo estaba impulsando en el Congreso.

Price reconoció la compra de dichas acciones, pero negó haber tenido acceso a información privilegiada antes de realizar una compra.

Por su parte, el senador por Vermont y exaspirante a la Presidencia Bernie Sanders preguntó al nominado si la Administración de Trump está dispuesta a mantener la palabra del magnate, que en campaña prometió que no recortaría fondos para los servicios de seguridad social, Medicaid y Medicare, que proveen de acceso de salud a los más vulnerables.

“No tengo razones para pensar que eso ha cambiado”, contestó Price con cautela, quien reconoció no haber discutido el asunto con el multimillonario neoyorquino.

Sanders inquirió a Price sobre su defensa del acceso a la salud, algo que, según insistió el senador, no garantiza que las familias puedan pagarlo.

“Yo puedo tener acceso a comprar una casa de 10 millones de dólares. Pero eso no quiere decir que me la pueda permitir”, señaló el senador por Vermont.

El nominado para dirigir el Departamento de Salud y Seguros Humanos (HHS, en inglés) se enfrenta estos días al escrutinio del Senado mientras el Congreso aprobó hace unos días -contando con su voto a favor- una resolución presupuestaria que sienta las bases para derogar Obamacare.

Sin embargo, los republicanos aún no han explicado su plan para sustituir el sistema implementado por Obama.

EFE

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top