México

El misterio de la gente rubia de Los Altos de Jalisco o lomilargos

Francisco Castellanos J.

Guadalajara, Jal., mayo 22.- México tiene una gran diversidad étnica y cultural. Cada región de nuestro país tiene sus propias tradiciones y característica, en gran medida fruto del mestizaje. Muestra de ello es la gente de Los Altos, Jalisco, quienes a nivel nacional tienen fama de ser “güeros”; gente blanca que rompe con los estereotipos del mexicano moreno.

Del mismo modo que la población afromexicana se distribuye mayoritariamente en los estados de Guerrero, Oaxaca y Veracruz, los alteños han regionalizado históricamente su fenotipo. Pese a ello, hablar del tema suele estar estigmatizado por el tabú del racismo, en gran medida por las asociaciones heredadas del sistema de castas. 

Hasta hoy en día, la blanquitud en México está asociada a los privilegios sociales y económicos. De acuerdo a la investigación realizada por la Oxfam en colaboración con el Colegio de México, la brecha de desigualdad laboral por color de piel sigue siendo una realidad. En México sigue vigente la pigmentocracia, dice México Desconocido.

Sin embargo, en Los Altos de Jalisco la cuestión cambia. En los caminos circundantes a San Juan de los Lagos es fácil encontrar a personas blancas realizando labores agrícolas, atendiendo tiendas o trabajando como meseros.

Debido al imaginario colectivo, es probable que los turistas no perciban la realidad social de los habitantes. Algunos de los alteños pueden estar o no alfabetizados, pueden expresarse o no con una dicción y lenguaje correcto. Los alteños o lomilargos distan mucho de ser una población de élite o turística, son mexicanos, gozan y padecen los mismos síndromes sociales.

Virgen de Los Lagos Venerada en la región

Tradicionalmente la gente de Los Altos, Jalisco ha sido conocida como “lomilargos”. Aunque inicialmente el apodo tenía una carga peyorativa, actualmente ha perdido tal connotación. En particular, se empleaba para dirigirse a la gente rubia o castaña, color de piel clara y ojos azules o verdes. El apodo nació por su forma de usar los pantalones cerca a medio glúteo, lo cual les daba la apariencia de tener una espalda más grande.

La mayoría de los lomilargos están convencidos de que descienden de migrantes franceses. Sin embargo, los apellidos son casi en su totalidad de origen español. Según su propia leyenda, tras la Intervención Francesa, un batallón de Bazaine decidió radicar en dicha región. 

Por su parte, los estudios de genealogía atribuyen que el fenómeno es producto de las prácticas endogámicas de los inmigrantes españoles durante la colonia. Es decir, los europeos que habitaron dichas regiones sólo se reprodujeron entre personas con características semejantes. También se ha comprobado la presencia de ancestros judíos sefardíes y portugueses.

Otra de las características culturales de Los Altos, es su fuerte ideología católica, misma que permitió la génesis comunitaria en la región de Nueva Galicia en la época virreinal (hoy Jalisco). 

Tras su llegada, los españoles se disputaron la región con los chichimecas. Para algunos, la desaparición de los chichimecas se trató de un etnocidio. Tras la derrota, los indígenas sobrevivientes se convirtieron al catolicismo y comenzaron a trabajar en las haciendas.

Muchas de las nuevas generaciones de lomilargos o alteños han migrado a otras regiones del Bajío, de ello que en dichas regiones se note su influencia. Guadalajara, Guanajuato o Aguascalientes, son regiones que también se asocian a una fuerte presencia de descendientes de criollos con prácticas endogámcias.

Actualmente, Los Altos es reconocido por su buen nivel de vida, el mariachi, el tequila, además de su gran belleza arquitectónica colonial. Todo ello demuestra que México es una gran síntesis cultural.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: