Nacionales

El enviado de la ONU ve el diálogo de Chipre en un momento decisivo

(EFE).- El enviado especial de la ONU para Chipre, Espen Barth Eide, cree que las negociaciones de paz para esta isla dividida se encuentran en un momento decisivo en el que o bien habrá una resolución del conflicto o un fracaso definitivo.

“Estamos en el punto de éxito o fracaso. Esa es mi sensación, no es un hecho objetivo”, afirma Eide en una entrevista con Efe concedida hoy en un receso de sus contactos con los líderes de ambas comunidades, el grecochipriota Nikos Anastasiadis y el turcochipriota Mustafá Akinci.

El diplomático noruego, nombrado en 2014 por el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, como su enviado especial para Chipre, cree que después de tantas décadas ha llegado el momento en que, si los líderes no alcanzan un acuerdo para reunificar la isla, “deben reconocerlo”, porque la situación de “no solución” no debe eternizarse.

Eide admite que las negociaciones viven momentos “especialmente difíciles” y que el ambiente no es como antes.

Reconoce que la ONU prepara escenarios alternativos para el caso de un fracaso definitivo, pero no quiere entrar a detallarlos, pues, dice, su misión es lograr que las negociaciones concluyan con éxito.

No por ello hay que rendirse, sino “redoblar esfuerzos”. “Mi plan es el éxito”, es “ayudar a que los líderes” encuentren una solución, sostiene.

Tras muchos meses de avances a lo largo de 2016 que en febrero culminaron con una conferencia de líderes en Ginebra, a la que asistieron también miembros de las potencias garantes (Reino Unido, Grecia y Turquía), las conversaciones sufrieron el enésimo parón y tan solo en las últimas semanas el proceso se ha reiniciado.

A su juicio, el objetivo es lograr que se convoque una nueva reunión al estilo de la de Ginebra.

“Sin otra Ginebra no podemos cerrar el capítulo de Seguridad y Garantías”, dice en alusión a uno de los temas mas espinosos de las negociaciones y que más enfrenta a dos de los países garantes, Grecia y Turquía.

Mientras Grecia sostiene que en un Chipre federado bizonal y bicomunal no hay cabida para que sigan presentes las fuerzas garantes, Turquía insiste en mantener influencia sobre la parte septentrional de la isla.

Al mismo tiempo, existe el factor positivo de que por primera vez los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU están “unidos” respecto a la cuestión chipriota.

Además, añade, en el plano financiero hay disposición para respaldar el proceso de reunificación.

Hoy mismo se ha celebrado una reunión con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, en la que -según Eide- todos han expresado “más claro que antes” su disposición a respaldarlo.

Entre los innumerables retos que conlleva la creación de un Chipre reunificado está el coste que ello conlleva, por ejemplo, para sufragar los gastos de un Estado federal, las reconstrucciones de casas y de ciudades o indemnizar a los expropiados por las respectivas comunidades.

Respecto a las voces críticas con su gestión que han surgido en las últimas semanas, incluida la del presidente grecochipriota -se le reprocha defender demasiado los intereses de la parte turcochipriota- Eide sostiene que “culpar a los extranjeros es un hábito local”.

“Cuando pasa algo malo, la culpa es de los extranjeros y a veces el cabeza de turco es la ONU. Si me intimidara recibir críticas de uno u otro lado, habría elegido otro trabajo, no este… No soy ‘pro’ nada excepto de una solución para Chipre. Me preocupa más Chipre que lo que puedan decir de mi”, sostiene.

Preguntado por qué es lo que hace la cuestión de Chipre tan complicada de resolver, Eide opina que uno de los factores es que al tratarse de un conflicto pacífico, en el que no muere gente ni hay disparos, y con una población en el norte y el sur que vive de forma relativamente confortable, muchos no ven urgencia.

“Lo pacífico lo hace menos urgente, pero uno de los retos es que hay que convencer a la gente de que una solución es mejor que mantener el ‘statu quo'”, dice.

La resolución es posible y es una cuestión “de voluntad y liderazgo (…). Los líderes deben darse cuenta de que la historia les da la oportunidad” y que de ellos depende llegar a ese punto, dice.

Por Flora Alexandrou

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: