Inmigración

Ejecutivos de empresas piden a Trump que proteja a los “soñadores”

Ochenta y ocho directores generales de grandes empresas pidieron hoy al presidente electo, Donald Trump, que apoye el proyecto de ley Bridge para extender por tres años la protección de la Acción Diferida (DACA) a miles de jóvenes indocumentados.
El pedido de los ejecutivos de compañías de estados con gran presencia de latinos como Illinois, Florida y Colorado fue realizado en una carta divulgada por una coalición bipartidista de empresarios de Illinois que apoya la reforma migratoria y se extiende a los líderes de ambas cámaras del Congreso.
En la misiva se señala que el Bridge Act, iniciativa del senador demócrata por Illinois Richard Durbin y su colega republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, ofrece una vía para que los llamados “soñadores” puedan continuar viviendo, trabajando y pagando impuestos en Estados Unidos.
“DACA ha permitido que los soñadores trabajen en todas las industrias y en casi todas las grandes empresas del país”, dice la carta, donde se destaca además que el 6 % de los protegidos por el alivio migratorio de 2012 han iniciado sus propias empresas que emplean a ciudadanos estadounidenses.
“Confiamos en que ambos partidos, y el presidente electo Trump, apoyen esta iniciativa”, agrega.
El proyecto de ley del Senado daría a los beneficiarios actuales de DACA un estatus de protección provisional y permisos de trabajo por tres años, además de sumar a los 750.000 amparados bajo esta medida ejecutiva otros 220.000 jóvenes indocumentados que son elegibles para el alivio pero todavía no se inscribieron.
Aunque Trump ha moderado su retórica contra DACA y dijo que estaría dispuesto a buscar una solución para los “soñadores”, no está claro qué puede pasar con la medida de Obama, por lo que una medida bipartidista que salga del Congreso acabaría con el temor que sienten los jóvenes tras el triunfo republicano en noviembre pasado.
En su reciente audiencia de confirmación en el Senado, el general retirado John Kelly, nominado para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijo que no cree que deportar a los jóvenes indocumentados vaya a ser una prioridad del nuevo gobierno.
“Hay un gran espectro de gente con la que tenemos que lidiar en términos de deportaciones. Yo supongo que esta categoría (la de los “soñadores”) no será la prioridad más alta en las expulsiones”, declaró.
Pero al mismo tiempo aseguró que él no ha estado “involucrado” en las conversaciones que el equipo de Trump está manteniendo para “desarrollar la política sobre inmigración” a partir del 20 de enero, por lo que sus declaraciones pueden no ser indicativas de lo que ocurra.

EFE

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top