Nacionales

Debemos actuar ahora para poner fin a los devastadores impactos de covid-19

“Ninguna familia debería perder su hogar, especialmente durante una pandemia, pero los inquilinos latinos son desproporcionadamente propensos a reportar que tienen poca o ninguna confianza en que puedan hacer su próximo pago de vivienda”.

Cuando los grandes bancos y las compañías hipotecarias colapsaron nuestra economía en 2008, los grandes ejecutivos de Wall Street obtuvieron los rescates de los contribuyentes del gobierno federal, mientras que los trabajadores se quedaron estancados con la factura. Y para las comunidades de color ya vulnerables, la recesión fue aún peor.

Las comunidades latinas fueron algunas de las más afectadas, según un estudio del Pew Research Center que encontró que la economía de estos hogares cayó un 66% entre 2005 y 2009. Si el gobierno federal no actúa, la pandemia de covid-19 tendrá un efecto igualmente catastrófico y duradero en la comunidad latina.

A medida que continuamos aprendiendo más sobre el covid-19, nuevos datos alertan sobre el impacto desproporcionado y devastador del coronavirus en las comunidades de color, incluidas las comunidades latinas. Esta pandemia no solo ha expuesto las disparidades que existen para las comunidades de color, sino que las está empeorando.

Los datos recientes muestran que las personas afroamericanas y latinas corren un mayor riesgo de contraer el virus, no solo porque tienen más probabilidades por condiciones de salud persistentes, sino también debido a injusticias estructurales como la falta de atención médica, oportunidades económicas, y políticas racistas adicionales que han afectado a nuestro país por generaciones.

Las personas latinx tienen cuatro veces más probabilidades de ser hospitalizadas por covid-19 que las personas blancas. Y más del 60% de los hogares latinos han perdido ingresos desde el 13 de marzo, y el 50% anticipa perder ingresos laborales en el futuro cercano.

Nuestra respuesta al covid-19 debe detener el virus en seco, abordar las desigualdades estructurales existentes y asegurar que el bienestar de las familias latinas no quede fuera de la conversación. Podemos comenzar aumentando nuestra capacidad de pruebas para frenar la propagación del virus, implementando mi plan nacional de localización de contactos para contener el virus y movilizando recursos hacia las comunidades profundamente afectadas, incluidos los hogares latinos.

Las personas latinx están sobrerrepresentadas en trabajos esenciales, tanto a nivel nacional como en Massachusetts, arriesgando su salud y sus vidas todos los días, sin protecciones de seguridad exigibles, para mantener nuestro país en funcionamiento.

El próximo paquete de alivio de coronavirus debe incluir los ‘ Essential Workers Bill of Rights’ que fue creado por el representante Ro Khanna y Yo para proporcionar el conjunto completo de protecciones, derechos y beneficios que los trabajadores esenciales necesitan y merecen – y eso es para cada uno de los trabajadores esenciales, desde médicos, enfermeras, trabajadores de atención domiciliaria, trabajadores domésticos, trabajadores del servicio de alimentos, trabajadores agrícolas y trabajadores de cuidado infantil.

Necesitamos actuar rápidamente para expandir los programas públicos y hacer que la atención médica sea gratuita para aquellos que cuentan con un seguro médico y los que aún no lo tienen sean incluidos. El estatus migratorio de las personas no debe impedir el tener acceso a las pruebas, el tratamiento y las vacunas de covid-19, y la legislación de Coronavirus Immigrant Families Protection Act que yo copatrociné garantizaría que ese sea el caso.

Deberíamos brindar ayuda directa a las familias mediante la suspensión de los cobros de deudas de los acreedores, la cancelación de la deuda de préstamos estudiantiles y el incremento de los cheques del seguro social y discapacidad. Nuestro sistema de cuidado infantil está en peligro de colapsar. Necesitamos un rescate de $50,000 millones para proveedores de cuidado infantil, por eso presenté la legislación de Child Care is Essential Act.

Finalmente, necesitamos proporcionar una línea de vida para las pequeñas empresas que emplean a tantos estadounidenses, agilizando la asistencia y garantizando que cualquier pequeña empresa que califique pueda recibir la ayuda que necesite. Una encuesta reciente encontró que de 500 propietarios latinos de pequeñas empresas solo 97 de los que solicitaron un préstamo de ayuda federal recibieron uno, mientras que otros “nunca oyeron” sobre sus solicitudes.

Ninguna familia debería perder su hogar, especialmente durante una pandemia, pero los inquilinos latinos son desproporcionadamente propensos a reportar que tienen poca o ninguna confianza en que puedan hacer su próximo pago de vivienda.

Esta semana, presenté una legislación para extender la moratoria federal sobre los desalojos y expandirla para cubrir sustancialmente a todos los inquilinos, no solo a aquellos que viven en propiedades con hipotecas respaldadas por el gobierno federal. Mi legislación prohibirá tarifas, multas y cargos adicionales debido a la falta de pago por alquiler.

También debemos aprobar un fondo de asistencia de alquiler de $100,000 millones, para que las familias que han perdido ingresos y necesiten ayuda para cubrir algunos meses de alquiler puedan hacer esos pagos y mantener su vivienda cuando expire la moratoria.

Y esta vez, debemos asegurarnos de que el dinero de los contribuyentes vaya a los trabajadores, las familias, los gobiernos estatales, locales y tribales, no para recompensar el mal comportamiento corporativo y los grandes ejecutivos como sucedió en 2008. Tenemos la oportunidad de regresar de esta pandemia más fuerte que antes, pero solo si hacemos las inversiones necesarias para elevar a todas nuestras comunidades.

Las familias latinas siguen pagando el precio de esas decisiones tomadas hace más de una década. Ahora Estados Unidos enfrenta una nueva crisis, una diferente a cualquier cosa que hayamos enfrentado en nuestras vidas, y que una vez más está golpeando fuertemente a la comunidad latina. Necesitamos actuar rápido y audazmente para sobrevivir a esta crisis. Pero al hacerlo, debemos asegurarnos que nos estamos centrando en las comunidades más vulnerables y remediar las injusticias históricas.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: