Inmigración

Dar agua y comida a los migrantes no es delito, dictamina juez al exonerar a cuatro activistas

Cuatro mujeres que colaboran como voluntarias con la organización No More Deaths dejando agua y comida en una zona desértica por donde los migrantes indocumentados cruzan la frontera de México a EE.UU fueron exoneradas  por un tribunal federal que dictaminó que no violaron la ley y que sus acciones eran en el ejercicio de sus creencias religiosas.

Natalie Hoffman, Oona Holcomb, Madeline Huse y Zaachila Orozco-McCormick fueron arrestadas y acusadas en 2017 por la administración del presidente Donald Trump por ingresar sin permiso a la reserva nacional de Cabeza Prieta, en Arizona, conducir por los caminos restringidos de esa zona desértica cercana a la frontera con Sonora, México, y dejar galones de agua y comida enlatada en el lugar.

Las cuatro activistas, que pertenecen a la congregación de la Unitarian Universalist Church of Tuscan, habían sido sentenciadas el mes pasado a pagar multas y sujetas a supervisión de las autoridades durante cierto tiempo de libertad condicional (probation).

Pero para la jueza del Tribunal de Distrito de Arizona, Rosemary Márquez, las mujeres no cometieron delito ya que sus acciones fueron en el ejercicio de su religión y protegidas por la Ley de Libertad Religiosa, por lo que revocó las sentencias que les habían impuesto.

La jueza Márquez también indicó que la acusación del gobierno no tenía fundamento al decir que dejar agua y comida en el desierto alentaría a más migrantes a cruzar la frontera.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top
%d bloggers like this: