Familia

Exposición en Texas destaca la importancia del mestizaje en Estados Unidos

El Museo de Arte de San Antonio inauguró hoy una exposición sobre el arte del primer siglo de esta ciudad texana que destierra “la idea de tribu” y destaca el mestizaje, ya que Estados Unidos fue “desde sus principios una intersección de culturas”.
Para el curador de la muestra “San Antonio 1718: Arte desde el Virreinato de México”, Marion Ottinger, la muestra es especialmente oportuna en la actual “situación complicada” en cuanto a la tolerancia hacia la diversidad de culturas, y destacó que la “fuerza” de este país proviene de esta mezcla.
“Todos somos hermanos, España también es un país con mucho mestizaje tras 800 años de historia a través de los pueblos musulmanes, católicos y con los movimientos migratorios; hay que cambiar la idea de tribu”, añadió Ottinger en una entrevista a Efe.
Esta exposición forma parte de los actos de conmemoración del tricentenario de la fundación de este enclave fundamental para las misiones católicas españolas y también como lugar estratégico para establecer sus cárceles.
Retratos, pinturas, esculturas y objetos de la época conforman una colección con alrededor de 125 piezas, de las cuales el 80 % nunca se han podido ver en Texas y más de la mitad son expuestas por primera vez en Estados Unidos.
Ottinger destacó que en San Antonio no disponen de arte del siglo XVIII, a excepción de “las gloriosas misiones” -puestos religiosos establecidos por monjes católicos españoles para difundir la doctrina cristiana entre los nativos-, por lo que necesitaron la colaboración de 22 museos nacionales e internacionales.
La exhibición se divide en tres secciones en relación a la organización de los poderes políticos y económicos de la época: “Personas y lugares”, “El ciclo de la vida” y “La Iglesia”.
Debido a la influencia que supuso durante la creación de la ciudad, el apartado referente al material religioso es el más amplio, incluyendo una selección inusual de obras representativas de las diferentes órdenes -franciscanos, dominicos, jesuitas y agustinos- que se establecieron en el territorio.
Entre las obras cedidas por el Museo Nacional de Arte de México, principal colaborador de la muestra, resulta de especial interés “Martirio de los franciscanos en la Misión San Sabá”, una monumental pintura del maestro José de Páez, o “El Padre Eterno pintando la Virgen de Guadalupe”, del artista Joaquín Villegas.
“Tenemos pintores académicos, como José de Páez que ha tenido una exposición en solitario en Nueva York, y otros autores criollos que tenían un estilo español pero que aplicaban técnicas americanas”, valoró Ottinger.
La saga de Fray Antonio Margil de Jesús, también conocido como el Santo Patrón de Texas, es otro de los puntos clave en el recorrido de la exhibición.
En la sección sobre “el ciclo de la vida”, el visitante encontrará cuadros fechados entre el siglo XVIII y principios del siglo XIX que reflejan a través de los rostros de las personas la evolución y las características de aquella sociedad colonial.
Retratos íntimos elaborados en miniatura, con una técnica cuidada de trazo fino y un marco delicado que estaban pensados para que fueran llevados cerca del corazón, en los bolsillos de las camisas o chaquetas, por sus seres queridos.
Por último, “Personas y lugares” abre una ventana a la vida pública de la Nueva España y su relación con la metrópoli peninsular, en torno a un conjunto de pinturas que ilustran la jerarquía social y racial a través de los detalles en la vestimenta, la arquitectura, el hogar o el lugar de trabajo.
“Lo que queremos mostrar a la gente, especialmente a los texanos, es que antes del famoso e importante Álamo había una historia previa de 200 años”, concluye el curador Marion Ottinger.
La exposición estará abierta al público desde el 17 de febrero hasta el 13 de mayo en el Museo de Arte de San Antonio.

EFE

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top