Familia

Alemania prohíbe la venta de smartwatches para niños

En primer lugar, un smartwatch (cuya traducción al español viene a ser ”reloj inteligente”) consiste en un dispositivo portátil que se puede llevar sujeto a la muñeca y que tiene múltiples funciones. Todas ellas con acceso a Internet, por lo que se pueden sincronizar con otros dispositivos.

Originalmente los smartwatches se crearon para mantener a las personas comunicadas. Esto se supone que facilitaría la vida y que acercaría a las personas. No obstante, la realidad ha resultado ser otra.

Por ejemplo, los aparatos para niños que tienen GPS incorporado pueden ayudar a localizarlos en una situación de emergencia. Otros se dedican a hacer un seguimiento de su estado de salud.

Se pueden encontrar en el mercado diversos dispositivos que ayudan a los padres a distraer a sus hijos mientras ellos realizan otras actividades. En este sentido, se ha delegado demasiada responsabilidad en los dispositivos.

Recientemente la Agencia Federal de Redes de Alemania emitió un comunicado oficial en el cual queda prohibida la venta de smartwatches para niños entre 5 y 12 años de edad.

Razones por las que se prohíben los smartwatches para niños

El comunicado oficial explica que, casi todos los smartwatches para niños:

  1. Contienen una tarjeta SIM con la que los padres pueden controlar el smartwatch, y hacer que llame a un número telefónico arbitrariamente. Estas llamadas restringidas se pueden activar de forma remota mediante una app, disponible para iOS y Android.
  2. Están equipados con una función mediante la cual se puede acceder a un micrófono y altavoz. Estas le permiten llamar a cualquier número, escuchar sus conversaciones y lo que ocurre en su entorno, sin que el niño lo note.
  3. Cuentan con tecnologías GPS, GSM y WiFi para la geolocalización de los niños las 24 horas del día.

Estas funciones especiales, según dijo Jochen Homann, presidente de la Agencia Federal de Redes, no solo permiten a los padres escuchar, sino también grabar sin permiso a personas cercanas a los niños como sus maestros, lo cual no está permitido en Alemania.

Además de la vulnerabilidad a que se ve expuesta la privacidad de los niños, estos dispositivos pueden ser susceptibles a hackers, espías y criminales acosadores que buscan información.

Comments

comments

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Most Popular

To Top